DISCIPULADO GENERACIONAL

por DR. JACK EGGAR

¿ESTÁ LA IGLESIA FUERA DE LA MISIÓN?

La mayoría de los cristianos están de acuerdo en que la GRAN COMISIÓN dada por Jesucristo hace 2.000 años sigue siendo relevante hasta hoy. El mandato de IR A HACER DISCÍPULOS nunca fue anulado. Es o debería ser “la misión” de cada iglesia local.
Los líderes y obreros de la iglesia en todo el mundo han desarrollado con mucha creatividad una serie de metodologías para hacer discípulos. La variedad de programas puede diferir mucho entre las denominaciones y sus iglesias. Sin embargo, hay una excepción. Cuando se trata del DISCIPULADO DE LA PRÓXIMA GENERACIÓN, la mayoría de las iglesias utilizan el mismo modelo. En otras palabras, utilizan el mismo modelo de estrategia que rige casi todos sus programas y actividades. Permítanme explicarles.
Empecemos por hacer una pregunta importante. ¿Qué tema o motivo central utilizó Jesús al describir a sus discípulos el propósito y la funcionalidad permanente de la iglesia? En Mateo 5:14, Jesús afirmó: “Vosotros sois la luz del mundo”.

VOSOTROS SOIS LA LUZ DEL MUNDO

He aquí las grandes ideas contenidas en esta declaración.
Los seguidores de Jesús deben ser representantes activos del Reino, descritos como la luz de Jesús en el mundo.

La luz de Dios se difracta de los creyentes y se extiende hacia afuera. Como portadores de la luz de Dios, debemos enfocarnos en el exterior, atravesando la oscuridad. No escondamos nuestra luz debajo de un almud.
¿Qué cristiano estaría en desacuerdo con esta analogía? Sin embargo, la mayoría de las iglesias en Norteamérica y en muchos lugares del mundo se han comprometido con una visión totalmente diferente de sí mismas.
Hace tiempo que sustituyeron la estrategia central de Cristo descrita como sal y luz por lo que yo llamo el “imán en una caja”.
Permítanme explicarlo.

IMÁN EN UNA CAJA

El concepto de caja describe a la iglesia moderna, pero no a la Ecclesia de las Escrituras, que denota una reunión de carne y hueso de seguidores de Cristo. Más bien, la iglesia se entiende con demasiada frecuencia como un edificio y una propiedad. Las instalaciones se han convertido en el centro de la actividad cristiana. Sabemos históricamente que no Los cristianos, bajo extrema persecución, se desenvolvieron sorprendentemente bien sin estos edificios. Permítanme aclarar que las instalaciones de la iglesia en sí mismas no son malas o malévolas. Por el contrario, pueden ser muy útiles y convenientes. El problema es la percepción. Con el tiempo, los cristianos se desenfocan de la misión bíblica de la iglesia al sustituirla por programas y estructuras temporales.
Los métodos tienden a tener prioridad sobre la misión a lo largo del tiempo. Este es un reto continuo que debe ser atendido con regularidad
El “imán” dentro de la caja describe los muchos programas disponibles dentro de la estructura de la iglesia. Ayudan a atraer a la gente al edificio. Hace tiempo, los líderes de la iglesia cambiaron el modelo Sal y Luz por el de un Edificio. Ahora se controla el tiempo y el espacio por lo menos semanalmente durante una o dos horas. La Formación de Discípulos también fue lanzada a la caja. En la caja, el Culto y la Formación de Discípulos se sincronizaron y se colocaron juntos en un espacio de tiempo conveniente de la ocupada semana de una persona.

Ahora otra pregunta anhela surgir:

¿QUÉ SE NECESITA PARA HACER UN DISCÍPULO?
Me hice esa misma pregunta hace algunos años y pronto me encontré leyendo de nuevo los cuatro evangelios. Aquí hay dos verdades innegables que descubrí en mi viaje a través de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
VERDAD 1: El discipulado es un trabajo intenso. Requiere un profundo compromiso y sacrificio personal.

VERDAD 2: El discipulado requiere mucho tiempo. Requiere miles y miles de horas de tutoría.
Imagine a Jesús llamando a sus 12 discípulos invitándoles a su casa y diciéndoles: “Señores, ahora os voy a discipular durante los próximos tres años y luego saldréis a cambiar el mundo. Empecemos por que volváis a mi casa el próximo domingo durante una hora. Les prepararé una buena taza de capuchino y en la comodidad de mi casa les hablaré del discipulado”. Después de tres años de reuniones de una hora semanal, Jesús envió a sus discípulos y éstos salieron a la misión con osadía. ¿Están de acuerdo conmigo en que esto nunca fue así? Sin embargo, esto sucede así en innumerables iglesias semana tras semana, y todos parecemos estar satisfechos con los resultados. ¿O no es estamos satisfechos?

LA PRÓXIMA GENERACIÓN DE DISCÍPULOS
Hace algunos años, los padres cristianos comenzaron a preguntarse,
“¿Por qué nuestros hijos abandonan la iglesia y la fe?” Una pregunta justa para padres dolidos.
La respuesta más común ha sido: “Hicimos lo mejor que pudimos hacer. Le llevamos a la escuela dominical, al culto infantil, al programa semanal en la Iglesia, y otros eventos durante cada año.”
Es como si se pudiera hacer un argumento que gritara: “¡Sus hijos eran de la iglesia!”. En efecto.
¿Pero fueron sus hijos discipulados?
La respuesta es probablemente NO y aquí está la razón:
-Los padres han recibido poco o ningún entrenamiento sobre la crianza bíblica.
-Eso es porque nosotros los pastores (¡incluyéndome a mí!) hemos recibido poco o ningún entrenamiento en el Instituto Bíblico o en el Seminario sobre la crianza bíblica.

-Tanto los Pastores como los Padres han llegado a creer que el Desarrollo Espiritual de lo hijos tiene lugar en la iglesia, no en el hogar.
– Los padres han aceptado su papel de “chóferes espirituales”. Se nos ha asignado la tarea de llevar a nuestros hijos a la iglesia.
– ¿Es la iglesia responsable del desarrollo espiritual y moral de los niños y jóvenes en la iglesia? Por supuesto. Pero, por favor, escuche claramente la siguiente afirmación.

El verdadero Discipulado Bíblico de los niños y jóvenes se logra a través de sus Padres, quienes han sido entrenados y comisionados por sus pastores de acuerdo a los principios establecidos por Moisés en Deuteronomio 6:5-7 y Pablo en Efesios 4:11-12.

UNA MUY BUENA NOTICIA:

GLOBAL CHILDREN’S NETWORK existe para ayudar a los Pastores y a los Padres a formar una alianza ministerial que culmine en un excelente discipulado en la iglesia y en el hogar. Vemos a los Pastores como Pastores y Capitanes. Hebreos 2:10 nos dice que Jesús es el Capitán de nuestra Salvación.
Un capitán entrena a sus tropas para la batalla y luego las conduce personalmente a ella. Del mismo modo, el Pastor de la Iglesia debe entrenar a los padres para la batalla espiritual por las almas de sus hijos en el hogar. Sin embargo, esto no es suficiente. Los pastores deben salir del púlpito y entrar en los hogares de los padres y comisionarlos oficialmente para comenzar. Los padres piadosos seguirán a su capitán espiritual.
Como Pastor y Fundador de GCN, permítanme sugerirles que consideren en oración estas preguntas e ideas en este artículo, que conmueven el alma. Luego, póngase en contacto conmigo o con uno de nuestros representantes. Nuestra pasión es ayudar a la iglesia a cumplir la misión que Dios le ha dado de hacer discípulos, especialmente a la siguiente generación de discípulos.

Si desea saber más sobre el discipulado generacional y cómo puede funcionar en su iglesia, no dude en contactarnos. Es un gran honor servir a las iglesias locales. El ministerio de Global Children’s Network está ahora en muchos países del mundo. Puede encontrarnos en: globalchildrensnetwork.org

Por favor, si desea entablar una conversación conmigo sobre este asunto puede hacerlo a través de este e-mail jacke@gcnfamily.org

Bendiciones,

Jack D. Eggar
Global Children’s Network, CEO

Este es el encabezado

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit dolor
Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad